DECONSTRUCTIVISMO, HACTIVISMO TEXTIL. Pensamiento, acción y nuevos prototipos.

La deconstrucción ha sido estudiada y planteada en distintas  como disciplinas pero me atrevo a afirmar que tiene un puntito más, un algo diferencial cuando se trata de su aplicación en moda. El término posee un pedigrí filosófico muy interesante investigado a lo largo de la historia. Pero ha sido el concepto estudiado por Derrida  “Of Grammatology” 1967 el que más interesante me resulta.

El concepto deconstrucción tiene 2 acepciones en Francés:                                                                   Una más referida al lenguaje: alteración del orden gramatical                                                            Otra más relativa a la mecánica: desmontar una máquina

Margiela Dolls Wardrove

MMM. Dolls Wardrove

Sin embargo, en la aplicación de la decosntrucción en Moda existe un sumatorio interesante de Tags…de momento se me ocurren: desmontar/entender los códigos/volver a armar/añadir/restar/modificar/alterar/hackeo/reciclage/vintage/replica/funcionalida/ la mode destroy/cuerpo/cultura de consumo/laboratorio/ experimentar/ /memoria_research/futuro_prototipo /

Lo más interesante de la deconstrucción es que no se puede desvincular la acción del concepto para configurar su significado. Deconstrucción como pensamiento conlleva una acción inevitablemente. Simplemente este hecho es FANTÁSTICO.

Como la deconstrucción no es un método ni un sistema sino una acción, es una práctica situada por excelencia; tiene sentido en su contexto más inmediato. En un lugar, en un tiempo, en relación al pasado y presente y en un contexto social.

Según Derrida además, el doconstructivismo es un posicionamiento de peso político antisistema.

Un nutrido bloque de japoneses comenzó el movimiento en los 80. Yohji Yamamoto, Rei Kawakubo para Comme des Garcons, Junja Watanabe e Issey Miyake deciden dar la espalda a convencionalismos de la moda y comienzan a, de alguna manera, establecer códigos propios donde la cuestión central es el cuerpo y la funcionalidad quedando ambas cuestiones centrales cuestionadas en cada uno de los trabajos de este grupo. Su línea de trabajo tomo cuerpo en colecciones que fueron consideradas un ataque frontal y directo a la visión occidental de las formas del cuerpo.

Tras los Japoneses de los 80, en los 90 los belgas Maison Martin Margiela y Dries Van Notten continúan trabajando este concepto y aplicándolo en sus procesos.

Para todos ellos, deconstrucción  ES un proceso de investigación enorme y minucioso para destripar y entender el contexto específico  y las manera de hacer en cada momento y permitir cuestionarlo desde nuevas prácticas. Entender y cuestionar el significado del vestido y cuestionar la funcionalidad del mismo.

Deconstruir es abrir un diálogo con el pasado (ENTENDER/research/conocimiento pensamiento) y dibujar nuevos paisajes (EXPERIMENTAR/prototipar/diseño acción) a través del conocimiento del proceso de diálogo y la innovación en nuevos planteamientos sumatorios o alteradores del conocimiento.

De modo que la deconstrucción es un mecanismo de diálogo con el aparato (la moda) y de experimentación para el aparato (la moda) . De diálogo con el sistema de la moda en sí mismo y de experimentación desde la propia traducción de los códigos y maneras de la moda. Es mucho más que una estética de collage o reciclaje post punk.

Una aproximación intelectual que abre códigos, los exhibe y juega con ellos de forma cuasi pornográfica que en cuestión técnica supone una confrontación con la sastrería artesana y tradicional.

El cuerpo es el epicentro y núcleo de reflexión_acción y la moda el lenguaje y/o la herramienta con un poder inmenso de permear como discurso en una gran mayoría.

En esencia es relevante y mucho el tratamiento de las proporciones, el género, la identidad, el disfraz y la construcción del cuerpo individual ante la imposición del cuerpo plural. Pero también el trabajo con el residuo, el object trouvé, el coleccionismo de piezas anteriores (vintage?), y el trabajo con/en las mismas (DIY ) el open source o la apertura de códigos y el hackeo adquieren una relevancia significativa.

Recuperando la referencia de la avanzadilla japonesa de los 80, la deconstrucción tomo cuerpo en diseños sin forma concreta, incluso deformes que confrontaban las siluetas establecidas por los códigos estéticos pasarélicos de manera radical. En muchas ocasiones el maniquí quedaba totalmente difuso, oculto e inidentificable en cuanto a sexo y género. Sin embargo surgían formas… objetos y sujetos de un interés estético extenuante como resultado de un trabajo de cocina -o de laboratorio diría yo- con un carga reflexiva y crítica plomiza.

En la colección de Kawakubo de 1997 “Dress becomes body becomes dress” la definición hegemónica de la moda se rompe, y se de manera explícita una nueva: La moda es la inversión entre la relación cuerpo-traje.

Dress Becomes Body. KawakuboDress Becomes Body Becomes Dress. Kawakubo

No hay límites entre la piel y el tejido se difuminan conformando estructuras muñónicas que emergen del propio cuerpo. Definitivamente se generan nuevas subjetividades.

El trabajo que comienza Maison Martin Margiela en los 90 es muy relevante y me lleva a vincular muchas prácticas actuales de forma inmediata. Percibo prácticas y estéticas más afines a lo que much*s confunden con el reciclaje y la customización, pero en esencia lo crucial es que aborda cuestiones centrales para quienes trabajamos la deconstrucción en la moda hoy.

Maison Martin Margiela aborda el patrón en numerosas ocasiones sacándolo a primer plano y (ex)poniéndolo como estructura final de sus piezas y otras muchas, renunciando a trabajar con él. Y cosiendo y articulando los vestidos, sobre el cuerpo o el maniquí final directamente.

MMM

El paralelismo con la filosofía hacker en este punto es inmediato. El hacker abre el software para hacer el código accesible al mayor número de usuarios posible. Maison Martín Margiel, muestra las tripas – desde los patrones a las costuras- para desvencijar el lado oculto de la moda… aquello que se vincula a ciertas cualidades o aptitudes concretas y a una cierta “maestría”; un saber hacer de unos pocos.

Además investiga y trabaja la cuestión de la copia de forma explícita (desde una ironía y descaro exquisito que me encanta). MMM trabaja desde 1994  el concepto de REPLICA  como resultado de este trabajo articula cada año una  serie de prendas que pone a la venta y que además etiqueta de forma clara.

Es decir, cada año de forma constante y como resultado de la parte de investigación no visible de su laboratorio textil donde se aprende de piezas clave de la historia de la moda (pasada y reciente) Martin Margiela cera una colección cápsula (Hombre y Mujer) donde se incluyen accesorios y que abiertamente son llamados ‘REPLICA’.

Las piezas ‘REPLICA’ se buscan y seleccionan  en base a 3 criterios fundamentales:

_Que sean altamente funcionales (curioso cuando cuestionar la funcionalidad es clave en la deconstrucción)_ emotivas y  realizadas con una técnica específico o artesanía concreta que le confiera cierto valor_de procedencia y marca variada y de  cualquier lugar del mundo.

Las piezas seleccionadas se diseccionan para ser estudiadas y analizadas; pieza a pieza y en su conjunto como si se tratara de un trabajo forense. A partir de entender y aprender de la disección, se duplica la pieza en una serie limitada que se numera… utilizando los mismos elementos y técnica y ensamblando todo de la misma manera. Un proceso laboratorio a caballo entro lo lúdico y lo pedagógico donde el diseñador no crea sino que imita.

RéplicaMMM

Las ‘réplicas’ no son copias, sino meticulosas reproducciones concisas y exactas de la original. Subproductos de un producto que sirve para entender la historia… las tripas de la moda, y que se vuelve a soltar en la cadena de la propia moda. Esta serie siempre en cada una de sus prendas se acompaña de una etiqueta especial que describe el origen y el periodo del artículo original.

etiqueta_colecci_n_replica

“REPLICA” refleja claramente la pasión y el arte de Martin Margiela en los procesos creativos que participan en el diseño de sus prendas.

De alguna manera hacen evidente la importancia de esos procesos y el peso de los conceptos y la mirada crítica previa a cada trabajo.

Y lo que me resulta realmente importante aquí también es la cuestión de la autoría. Existe un juego próximo al creative commons… sin olvidarnos de que las réplicas las firma Margiela y de que sus procesos no están accesibles del todo, es innegable que desde luego existe algo más que un guiño evidente a la idea de que la originalidad no es más que una copia bien hecha de algo anterior.

Al deconstructivismo en moda se les llamó “mode destroy”, “post punk” o movimiento antimoda.  Yo creo que al contrario, el deconstructivismo es un movimiento bipolar que hace apología de la moda confrontándose al sistema propio sistema de la moda, pero participando de él. Siempre aplicando una  dupla máxima E2: ententer-experimentar

Las prácticas deconstructivistas estaban a caballo entre la moda y el arte; en las prácticas hactivistas se suma el factor tecnológico y esto hace posible profundizar en cuestiones del propio sistema de la moda que tienen que ver por ejemplo el patrón en abierto, el diseño colaborativo y la autoría pero también con nuevos modelos de negocio y un cambio total de paradigma respecto al consumo y el/la consumidor* y el rol del diseñad*r entre otras.

Y de conocer la historia y relatar una experiencia más cercana y más de ahora como continuidad de una vía de trabajo y reflexión que con las nuevas tecnologías y las plataformas digitales, va sumando capas de valor, desde la potencialidad de comunicar y abrir el proceso, hasta la difusión y el trabajo en red.

Disecciones de patronesOtto Von Dush y Sirja-Liisa Vahtra. Loike Lahkajad 2006. Draakon Gallery

Loike Lahkajad (Disecciones de Patrones), es un proyecto en formato workshop que Otto Von Dush y Sirja-Liisa Vahtra llevaron a cabo en colaboración. Un taller abierto a todos los públicos de dos semanas  de duración, donde algunas prendas concretas se diseccionaban y articulaban por piezas en una exposición en la en la Galería Draakon de Tallinn (Estonia)  en septiembre de 2004.

Con una metodología de “ingeniería inversa”, el proyecto trabajaba básicamente la concienciación del público sobre el reciclaje y la segunda mano revelando las capas ocultas y la construcción técnica de cada una de las prendas.

Las piezas sin costuras, y todas ellas blancas, se exhibieron durante semanas en las paredes de la galería antes de someterse al segundo proceso de ingeniería donde se volvían a componer con las costuras a la vista y a modo de nueva colección. Todas las piezas en nuevas estaban a la venta en la galería.

En este sentido es obvio como se destruye para construir para crear nuevas modificaciones y publicar nuevos códigos de reconstrucción y uso.

Se pasa de conocer el software (el patrón) a crear un nuevo hardware (chaquetas y camisas) y se descubre el código para legarlo a nuevos hackers (profesionales y amateurs) con esta acción.

Un trabajo fácil de comprender, asimilar y que constituye un aprendizaje en sí mismo para quienes lo llevan a cabo y un material pedagógico (y también lúdico) para otr*s.

La moda es un territorio muy permeable a prácticas que sirvan para articular nuevas posibilidades de diseño, producción y consumo, para articular marcos de pensamiento y acción desde la crítica que empujen a aborden nuevas vías de trabajo y alternativas a lo establecido.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s