Sorry but in fashion we are open too. Open Design Shared Creativity, Barcelona.

open design congress

El  4 y 5 de Julio tuvo lugar en el contexto del Fadfest de Barcelona la segunda edición del International Open Design Shared Creativity.

Durante 2 largas jornadas, se habló de un cambio de escenario total en el contexto de las Industrias Creativas; que cada vez más ramificadas y en lo que ya se denomina tercera revolución industrial, configuran una rica diversidad de canales para el intercambio libre de información.

El diseño así, resulta una herramienta transversalizada a lo largo de diversos modos de hacer  donde el concepto de COMUNIDAD  (entendiendo este concepto como grupo articulado en mayor o menor medida que se mueve por inquietudes similares o afines) resulta un motor realmente fundamental en el desarrollo de dichos canales.

Las industrias creativas son ya economías colaborativas.

Estas prácticas tan diversas que ocurren además desde aproximaciones multidisciplinares, dan pie a dibujar nuevos modelos de negocio (no siempre basados en el beneficio económico) y las fronteras disciplinares no sólo son irrelevantes sino bastante complicadas de mantener.

Y eso se debe… básicamente a las plataformas digitales.

IMG_6122

El investigador independiente en administración y negocios, tecnología y sociedad Peter Troxler, representó en un slide de forma muy gráfica el cambio de modelo que estamos viviendo.

La primera revolución industrial, representada por la imagen del capitalismo hecha carne de empresario. La segunda abanderada por el manager o consultor y el mercadeo del conocimiento y la tercera, con la imagen de la mujer maker o DIY  y la impresora 3D.

Una revolución marcada por un cambio de códigos; códigos de producción a escala y ad_hoc, códigos  abiertos y de compartir; de abrir el conocimiento y trabajar conectados, de división clara entre pensar y hacer y sobre todo de necesidad inmediata de replantear estructuras obsoletas que no responden a la generación de los nuevos perfiles para esta revolución.

Todo se comparte, existen infinidad de tutoriales para poder fabricarte una impresora, customizar una camiseta, hacerte mobiliario de  jardín con palets, makear tu bicicleta y añadirle un motor eléctrico….

Y además estos manuales pueden modificarse para mejorarse y volver a ser liberados.

Prototipo de prototipos, en permanente construcción.

Es importante subrayar el espíritu colaborativo de este movimiento. Compartir para ser; entender que sólo no se puede y sentir que se forma parte de un colectivo que comparte conceptos, valores, intereses y habilidades y mirada crítica… mucha mirada crítica.

Modelos que rompen la hegemonía del establecido hasta ahora (básicamente productivo) y que conforman uno mucho más distributivo, con el poder además de cambiar la escala económica y el paradigma del modelo de consumo. Y que responden más a necesidades y retos sociales que buscan la apertura de senderos alternativos a las grandes rutas y que no sólo responden a una visión de mercado.

sorry we are opened

ABIERTO Y DISTRIBUIDO. Etiquetas y conceptos madre de la Cultura colaborativa  que es un poderoso modelo de producción que platea dilemas fundamentales como por ejemplo la autoría o propiedad intelectual.

La posibilidad de HACER cosas genera un cambio de paradigma que Ezio Manzini llamó DOP (distributed and open production) este cambio de paradigma reside en un giro en cómo entendemos y abordamos el materialismo en el mundo.

El nuevo movimiento de hacedores o makers y de crafters o artesanos, tiene un ingrediente diferencial especial. Siempre ha existido la artesanía, pero nunca antes ha estado trabajando conectada y fusionada con lo digital. Les/nos mueve además un entusiasmo ferviente por hacer y sentir el poder de saber hacer que compartimos en la comunidad y eso nos convierte en minorías potenciales.

Sin embargo, y bajo el riesgo de caer en el exceso de producción de casos y cositas simplemente por crearlas, puede llevarnos al error de estar lanzando objetos al mundo sin unos objetivos claros. Es esencial que se faciliten esos procesos desde una reflexión crítica profunda y que se orienten con unas estrategias concretas.

Manzini lanzó una hipótesis interesante en un formato de fórmula:

hipótesis:

ITC+social innovation=a new social model of *SLOC services

 *SLOC=SMALL LOCAL OPEN CONNECTED SCENARIO

Es decir, asumiendo que la definición de innovación social es según Manzini “idea(s) que se articulan para solucionar problemas sociales y se ejecutan de manera socialmente relevante”, si fusionáramos esta corriente de hacer, con la innovación social, podríamos estar hablando de imaginar posibilidades reales de crear nuevos contextos más locales y conectados (SLOC. Small local open and connected scenarios).

Más allá de la fórmula me parece interesante en esta definición como al poner social ante innovación y al generar un maridaje con la cultura del activismo y el maker, generamos una innovación donde la tecnología resulta un vehículo y no un fin. Además los códigos de esta tecnología son otros… no surgen de grandes corporaciones sino de agentes, personas … de un magma menos corporativo que aporta dicha tecnología a un fin concreto de mucho más de calle. Creo que para comprender y diferenciar esta tecnología de las N´TICS debemos apellidarla también social.

Si hablamos de innovación y asociamos a tecnología

Al añadir social a innovación, se dota al concepto de un concepto de base relativo a la calle y las personas que no siempre conlleva tecnología. (aquella que impulsa, genera, proporciona y desarrolla procesos intangibles y abiertos de creatividad compartida. Arduinos, plataformas digitales …)

hannah

En este contexto, Hannah Perner-Wilson y Cecilia Palmer presentaron sus propuestas. Ambas están afincadas en Berlín y trabajan el textil, pero desde caminos y objetivos distintos. Hannah Perner- Wilson es ingeniera, y sus propuestas son vías de experimentación que tutorializa exhaustivamente recogiendo y archivando meticulosamente todo el proceso y abre a que puedan ser reproducidas, implementadas y mejoradas. Conocía el trabajo de Hannah a través del catálogo de la exposición  “Technosensual; where fashion meets technology”.

Esta exposición se llevó a cabo en el MuseumsQuartier de Viena y recopiló piezas interdisciplinares de wearables y electronics que sugerían nuevas interacciones entre las personas y la ropa. Me llamó particularmente  la atención su pieza The Craying Dress. Una exquisite dress (alta costura + electrónica) y pomposa pieza  plañidera pseudo victoriana con la que emitía gemidos y vertía lágrimas.

Hannah explicó que sus procesos de trabajo son esencialmente experimentales en los que la  producción de prototipos se convierte en una excusa para ver qué ocurre añadiendo electrónica a textiles. Qué tipo de nuevas interacciones y situaciones pueden crearse con el usuario utilizando materiales conductivos.

Todos sus proyectos están en su web con tutoriales, en sus propias palabras sencillos (no todos lo son tanto y aconsejo no intentarlo sola).

sound_ hannah

Un ejemplo sugerente y sencillo es su trabajo Sound Hoodies, que consiste en insertar en capuchas de sudaderas auriculares con sonido.

(en el turno de preguntas)

qué valor aporta la tecnología a la moda?

“Creo que lo más interesante es lo que la moda, desde sus materiales, más amables y más blandos lejos de los plásticos y los materiales duros y rígidos, puede aportar al mundo de la moda. Es un lenguaje más amable que permite establecer códigos de cercanía y participación de forma más fácil”

Cómo crees que se pueden empujar este tipo de trabajos para conseguir resultados dentro de la industria de la moda?
“Lo más importante es que puedes se muy libre con tus aproximaciones. Creo que hay mucho que decir y es muy emergente”

wilde

Cecilia Palmer es diseñadora de formación. Comenzó creando una marca propia de moda infantil preocupada por la velocidad impuesta por el mundo de la moda. “Siendo pequeña es imposible asumir 4 colecciones al año y de hecho no hay porqué asumirlo”.

PAMOYO,  surge también desde el compromiso de trabajar con materiales orgánicos y de hacer bonita no sólo la prenda final sino toda la cadena de diseño y producción hasta llegar a ello. Pero además, los patrones de todas las piezas están en opensource, de manera que cualquiera puede reproducir las prendas o alterarlas para crear la su propia ropa. Pamoyo, de moda infantil sostenible.

pamoyo

Este proceso interno que ella misma vivió, diseñar menos y mejor para añadir un código de valor más después y compartir los patrones, le llevó a trabajar en el proyecto que es hoy central para ella: Fashion Reloaded;

fashion reload

Fashion Reloaded es un colectivo que articula eventos swap  (quedadas DIY de ropa) en formato workshop para concienciar al usuario de la importancia del reusno para minimizar la huella en nuestro entorno.

Pasar del one way (comprar_usar_tirar) al multiple choice (comprar_usar_rescatar de la basura_modificar_reutilizar_regalar… ) a través de la máquina de coser y las pequeñas modificaciones fomentando la intervención del usuario.

IMG_6200

Se trata por tanto de promover de manera muy simple el empoderamiento de las personas para que no vean la ropa como un elemento/objeto terminado, sino en CONSTRUCCIÓN, abierto y modificable.

Perderle el miedo a la máquina de coser, que nos sirva como instrumento de guerrilla contra el consumo textil en masa. Un dato… el 80% de la ropa comprada cada año, se tira a final de ese mismo año en Berlín.

“When you go shopping all the time, the stuff lost its value. It´s about learning the emotional value of garments. When you engaged in the process of doing things is when you understand the real value of things”

No hubo tanda de preguntas esta vez, pero con Cecilia sí compartí un café y una terapia. Nos dijimos la una a la otra… en el mundo de la cultura, nos encontramos un poco solas verdad?. Parece que la moda es algo banal y sin trasfondo… frívolo. Sin embargo, ambas coincidimos… es un lenguaje fácil y permeable, engancha y desde el mismo, se puede llegar fácil y decir y hacer  mucho.

Así que el balance del congreso…. Bueno. Pero me estoy mordiendo la lengua; el paisaje del entorno pelín contradictorio.

Advertisements

One response to “Sorry but in fashion we are open too. Open Design Shared Creativity, Barcelona.

  1. Pingback: Almendralejo Digital | Sorry but in fashion we are open too. Open Design Shared Creativity …·

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s